• Cristianizando el Derecho, Cristianizando la Sociedad

El Imperio de la Muerte

Autor: David del Fresno
Editor: Ediciones Grafite- Sekotia
Páginas: 381
ISBN: 9788493505660

El aborto, el gran holocausto del siglo XX, y la posible tumba de la cultura occidental del siglo XXI, ha sido abordado desde numerosos puntos de vista. Sin embargo, muchas de estas perspectivas se centran en un solo foco: el aborto en sí mismo considerado. Sin embargo, y como dijo con toda razón Juan Pablo II, nos encontramos ante una extensa cultura de la muerte, que el autor de este libro, David del Fresno, desvela en todos sus detalles. Por eso, el libro no tiene miedo a la hora de denunciar todo aquello que se esconde detrás del aborto y que lo incentiva: los intereses de la industria farmacéutica; la ineficaz política de protección frente al SIDA; las inmorales presiones de UNICEF para favorecer a entidades abortistas; la inhumana perspectiva de género, que tanto mal hace a la familia. Todos estos elementos son contrafuertes que mantienen la “legalidad” del aborto en aquellos países donde la legislación lo autoriza. Y es que el aborto, que cualquier persona justa no puede menos que aborrecer, por atentar contra la dignidad humana, no podría sobrevivir sin estos elementos, que son los que camuflan el horrendo crimen y dan argumentos –falaces, eso sí- para poder mantener la vigencia de tales leyes sin que la sociedad se haga oír.

Por eso, este libro se ha convertido en una obra indispensable no sólo para los llamados provida, sino para cualquier ciudadano con una mínima sensibilidad. La lucha contra el aborto es un deber moral que alcanza a todos los hombres de buena voluntad, sea cual sea su confesión religiosa o su ideología política, y lo que parece cada vez evidente es que para acabar con el aborto primero hay que acabar con todos esos contrafuertes que lo sostienen.
 

Atlas histórico de la Cultura Medieval

Autor: Roberto Barbieri (Ed.)
Editor: San Pablo
Páginas: 278
ISBN: 978842853135-1

Las comunidades políticas y las naciones, al contrario de lo que la modernidad propugna, no evolucionan en progreso constante, sino que en ocasiones sufren retrocesos morales de tremendas consecuencias. Tal es el caso, por ejemplo, de la Europa del siglo XX, que retrocedió, en muy pocos años, a abismos de barbarie olvidados hacía siglos. Igual o más grave parece el retroceso moral de lo que llevamos de siglo XXI, en el que se está profundizando en la crisis moral que originó los abismos del siglo XX, con lo que de no cambiarse el rumbo las consecuencias pueden ser nefastas. El arma de este desbarajuste es el indiferentismo moral que se va extendiendo por la sociedad y que se está incrementando a manos del laicismo virulento patrocinado en la mayor parte de los casos por unos gobiernos irresponsables.

Por eso obras como estás son de gran utilidad por los “efectos secundarios” de su difusión. Y es que el “Atlas histórico” no tiene por objeto más que mostrar qué fue la cultura medieval. Sin embargo, de una lectura pausada se desprende que aquellos siglos, en los que el eje central de la vida fue Dios, fueron el origen del mayor avance moral de la historia. En ellos se asentó el concepto de dignidad humana; se ahondó en la concepción del hombre como ser libre, desaparecido ya el fatalismo clásico; se originó el principio democrático –al modo clásico- en los gobiernos, principalmente en los municipales; y, finalmente, a modo de conclusión, se hizo de la cultura un medio de mejoramiento moral del que accedía a ella, y no, como hoy en día, un medio para alcanzar notoriedad o ganar dinero.

La edición está sumamente cuidada, con fotos y láminas de gran formato, y textos bien seleccionados. Es decir, es un “catecismo cultural de la cristiandad” en apenas 300 páginas.